Desde mi cueva

Un miércoles más, amigos míos. Escondido en mi cueva, como una hormiguita, esforzándome, sin permitir que me corten del todo las alas, a pesar de que la espada pende sobre mí todos los días, de que las tijeras se yerguen amenazantes, siempre avisando, siempre escudriñando cualquier aspiración para cercenarla. Pero aquí estoy, engañando al fracaso … Continúa leyendo Desde mi cueva