Archivo de la etiqueta: novelas

Vídeo de noticias, comentarios y ferias de libros

Anuncios

Queridos amigos:

Os traigo unas cuantas noticias y unos comentarios en este vídeo que acabo de grabar, sobre nuevos libros que he adquirido, sobre ferias de libros en las que estaré y sobre cómo podéis ayudar al blog y al canal. Compartidlo, por favor, y no dejéis de apoyarnos en redes sociales, para que Somnia crezca y os podamos ofrecer cada vez mejor contenido.

Quería subirlo directamente aquí al blog, y de hecho así lo digo en el propio vídeo, pero por razones técnicas no se puede, así que os dejo el enlace directo a Youtube, que podréis ver y oír sin saliros de esta página. Espero que os guste. Dejadme vuestro like y vuestro comentario.


Nuestro perfil de Patreon, donde puedes convertirte en mecenas y recibir grandes recompensas:

https://www.patreon.com/somniablog


Los libros que adquirí ayer podéis encontrarlos en Amazon. Os dejo enlaces por si os apetece comprarlos:

-Historia de una novela (Thomas Wolfe): https://amzn.to/33b0tXb

-El corazón de las tinieblas y otros relatos (Joseph Conrad): https://amzn.to/3vxsWCC

-Harry Potter y la Piedra Filosofal (J. K. Rowling): https://amzn.to/3eTUpYs

-Astérix y la hija de Vercingétorix (Goscinny-Uderzo): https://amzn.to/3nIJTY4


Para mis amigos americanos

Anuncios

Gran noticia hoy, amigos míos, para aquellos que estáis fuera de España, especialmente para los amigos de América (sea cual sea su latitud).

Hoy mi editorial (Célebre) me ha comunicado que ya están disponibles mis novelas «No existen las princesas» y «Canción Eterna» en cualquier librería del continente americano.

Desde Argentina a Alaska.

Si queréis comprar en vuestra tienda habitual una de mis novelas, solo tenéis que decírselo al librero. Y si este no sabe a qué distribuidora pedírselo, decidle de mi parte que a CELESA. No olvidéis este nombre: Celesa. Comunicádselo al librero y este sabrá qué hacer. Seguro que es espabilado.

Así que ya no tenéis excusa.

¡América, ahora estamos un poco más cerca!

Por lo demás, también podéis comprarlas por internet y esperar tranquilamente en vuestra casa a que os lleguen. Podéis hacerlo directamente en la web de mi editorial (www.celebreeditorial.es), podéis pedírmelas a mí (garantizo dedicatoria) o podéis comprarlas por Amazon, porque hay quien usa la app y lo prefiere así.

Yo, por si acaso, os dejo los enlaces de Amazon. No digáis que no os lo pongo fácil. Así que no me falléis. ¡Leedme, cabrones! Y no tendréis que buscar otros estúpidos entretenimientos.

CANCIÓN ETERNA:

https://amzn.to/3inaxDj

NO EXISTEN LAS PRINCESAS:

https://amzn.to/3sDiWHx

Soy Jaime Arias

Anuncios

Hello, my friends.

Aquí estoy, soy Jaime Arias, soy escritor y publico novelas. Recordadme bien: Jaime Arias. Oiréis hablar mucho de mí. Jaime Arias. Sí, este es mi nombre. Y no soy nuevo en esto de la publicación. Pero quizás hasta ahora no habíais leído un libro mío. Está bien, no pasa nada, os perdono.

Tengo 41 años, soy español, vivo en Toledo (España). Escribo para el mundo y la eternidad. Soy escritor desde que tengo uso de razón. Puede que incluso desde antes.

Aún recuerdo que pasaba algunas tardes encerrado en mi habitación de juegos, cuando mi hermano era un bebé, garabateando en mi cuaderno pequeñas historias de terror, en las que imaginaba cómo un platillo volante se estrellaba en un bosque y salía de él un monstruo parecido al de la película Depredador. Son mis primeras historias escritas, al menos que conserve en mi memoria. Desde entonces, no he cesado de escribir. Y cuando lo he hecho, he perdido algo que necesitaba, como el aire para vivir.

Publiqué mi primera novela «oficial» con apenas treinta años. Joven para unos, viejo para otros. Pero así fue. Me había dedicado a cosas que exigían mucho tiempo y esfuerzo hasta entonces, y siempre lo había ido dejando, aunque nunca había perdido la ilusión. Hasta que llegó el momento en que me detuve, y dije «hasta aquí hemos llegado». Quizás entonces no era ni la mitad de escritor que soy ahora, pero hubo una editorial que apostó por mí, y dejó que naciera un pequeño monstruo, como el de mis primeros relatos, llamado Charlot quiere morir. Estoy orgulloso de esta novelita, pero admito que no es mi mejor obra. Sin embargo, contiene muestras de lo que ya entonces era capaz de hacer. Medité mucho en el mal del corazón humano, pues tenía experiencia de él, y muy cercana, además. Y dejé que mi imaginación se fundiera con la imagen del mal que me había inundado.

Luego probé con la novela de aventuras, que había formado parte inherente de mi crecimiento como lector, y celebré la publicación de Ave de Fortuna. Quizás la menos conocida de mis obras. A lo mejor algún día me lanzo a escribir una segunda parte. Quiero resucitar el espíritu de aquel grupo de amigos que recorrió las serranías de Madrid antes del gran siglo de la modernidad y los desastres.

Hubo un espacio enorme entre mi segunda y mi tercera novelas. Casi diez años, en realidad. Fueron muchos los obstáculos. Principalmente, me desanimé. Las críticas me hicieron daño, pero más daño me hizo la indiferencia y la falta de ventas. Fracasé, no como escritor, sino como autor de productos para el mercado. En realidad, mis dos primeras novelas me habían servido para crecer como escritor. Pero no estaba contento con el rumbo de mi carrera. A punto de cumplir los cuarenta, una editorial desconocida creyó en el proyecto que le presenté, y fruto de esta unión fue la publicación de Demiurgus, de la cual estoy especialmente orgulloso, pues supuso un reto creativo sin precedentes entonces para mí, y tuvo una moderada aceptación. Novela de ciencia ficción, pensada para tener varias continuaciones, ocupa un lugar especial en mi cariño, y algún día verá a sus hijas desarrollarse y crecer. Además, contiene elementos narrativos que son muy potentes y que creo que conectan perfectamente con una larga tradición de ciencia ficción en nuestros días. Está ambientada en Toledo, la ciudad donde trabajo y que amo por encima de ninguna otra, y ha embaucado a unos cuantos lectores ya.

Pasamos a mi etapa «Célebre», que comienza en 2019 al conocer a mi actual editorial, Célebre, asentada en Badalona y Barcelona.

Con ellos he publicado hasta la fecha dos novelas: No existen las princesas, y Canción Eterna. Las niñas de mis ojos. Dos novelas de estilo, de valor y de calidad, que muestran un crecimiento como autor y como creador de tramas. Publicadas en 2019 y 2020, respectivamente.

Permitid que os hable brevemente de ellas y os pida que las adquiráis a través de los enlaces que os dejo más abajo.

No existen las princesas es un thriller romántico ambientado en una ciudad española en el que asistimos a la autodestrucción sistemática de Carlos Muriel y su aventura con una mujer desconocida, misteriosa y fatal.

https://amzn.to/3oOfVS7


Canción Eterna es una novela de fantasía épica en la que nos trasladamos a Somnia, y asistimos atónitos a la caída del viejo imperio a manos de los Kaxeshi, mientras los protagonistas buscan desesperadamente huir del apocalipsis y encontrar al desterrado general Ároc, el único capaz de hacer frente a la gran ola que barre la civilización. Hechiceras, guerreros, reyes, princesas, dragones, objetos mágicos… todos los elementos de la fantasía tradicional y un secreto que solo el primer lector podrá descubrir y llevarse consigo.

https://amzn.to/38L7vpl

OS RECOMIENDO: «RELATOS MISTERIOSOS CON FINALES INQUIETANTES»

Anuncios

Amigos y seguidores del blog, sabéis bien que, desde siempre, entre mis lecturas preferidas están los relatos de suspense, misterio y, por supuesto, terror. Os he hablado muchas veces de mi veneración (casi enfermiza) por Lovecraft y otros autores de su círculo o de estilos parecidos, anteriores y posteriores. Más de una vez os he comentado cómo vibraba mi alma al leer a Poe, y cómo yo mismo he hecho mis pinitos en este arte del misterio novelado, que además me ha dado algunas alegrías, pues me ha permitido ganar algún que otro reconocimiento.

Por eso, hoy os traigo una recomendación especial para que ocupéis esas noches de lectura en que la oscuridad cae a vuestro alrededor y se os hace de madrugada, y no queréis cerrar el libro porque necesitáis saber qué va a pasar, aunque se os caigan los párpados de sueño o hagáis más que mirar a vuestro alrededor esperando que alguien o algo se presente para deciros algo que no podríais imaginar o proponiéndoos entrar en una dimensión donde todo lo serio es una pantomima o nada, sencillamente, es lo que parece.

Como os digo, he leído últimamente un libro que me ha encantado y que os recomiendo: RELATOS MISTERIOSOS CON FINALES INQUIETANTES, de Jorge Juan Ogayas, publicado por la editorial Caligrama.

Jorge es un autor madrileño que nos trae su primera publicación, que recopila un montón de relatos breves con una temática común: el estupor. En ella podemos leer historias que, sinceramente, te sorprenden, cuyo final no te esperabas, dejándote con ganas de seguir, de tragarte otra de estas raciones de locura, miedo o emoción, como una droga que te introduce en un mundo donde todo cambia continuamente y puedes encontrarte con ese terror profundo del que tanto huyes y con el que, en el fondo, te gustaría enfrentarte; o quizás con la petrificante sensación de haber derruidos límites y fronteras del pensamiento o de la sensibilidad que hacen que la realidad imaginada haya cambiado, de pronto, de referencias y soportes.

Jorge es Licenciado en ADE (Universidad Complutense), con Máster de Didáctica de español como lengua extranjera (Universidad Nebrija) y tiene también el título de «Técnicas para la escritura creativa» de la MCA Business and Postgraduate School. Trabaja actualmente en la Comunidad de Madrid.

Os dejo a continuación un breve extracto de uno de sus relatos, para que paladeéis el sabor de este brebaje creado por el autor, que te deja completamente estupefacto, que puede parecer delirante, pero que perfectamente podría convertirse en realidad de aquí a unos años, un mundo en que ya no rigen las mismas reglas y todo se ha transformado en un teatro del absurdo…


«Una hora después, mientras Hans ojeaba la revista gratuita de la compañía aérea, sintió un pequeño temblor. Miró a Mirko, el cual se encontraba durmiendo con la cabeza a punto de caer en la señora que se sentaba a su derecha.
Estamos entrando en una zona de turbulencias, por favor, vuelvan a sus asientos y mantengan los cinturones abrochados. Muchas gracias.
Hans primero sintió un balanceo rápido y permanente parecido al que muchas veces se siente cuando vas montado en tren.
Algo molesto, pero sabía perfectamente que era algo dentro de la normalidad. Poco después llegó un golpe tremendo que hizo tambalear el avión, parecía que un rayo hubiese impactado sobre el aparato. El pasaje gritó.
—Y yo que quería dormir un rato —Mirko habló con voz somnolienta.
—Tranquilo, esto pasará pronto —dijo Hans para calmarle.
Pero la situación empeoró. El avión empezó a moverse arriba y abajo en movimientos cortos y repetitivos. Luego hacia la derecha e izquierda. Hans sintió miedo, sobre todo cuando los compartimientos superiores se abrieron y empezaron a caer bolsos y abrigos. Mucha gente estaba histérica y se oía a gente llorar. Poco tiempo después las fuertes turbulencias pasaron y las azafatas recogieron todo lo caído.
Señoras y señores pasajeros, nos estamos acercando al aeropuerto J. F. K., donde aterrizaremos en poco más de treinta minutos. Lamentamos los minutos de retraso respecto a la hora de llegada. Muchas gracias.
—Tendré que pillar un taxi cuando llegue al aeropuerto o no voy a poder dormir nada esta noche, y mañana tengo a primera hora la entrevista en Gilliam Electronics.
—¿Gilliam Electronics? —pregunta Hans con sorpresa—. ¡Yo también voy a hacer la entrevista en esa empresa!
—¿En serio? Pues vaya casualidad.
De repente se oye un golpe desde la parte de atrás del avión y una señora que pega un grito agudo. Hans se gira hacia atrás y ve a un señor alto, delgado y con el pelo largo empuñando una metralleta y apuntando hacia todos los lados.
—¡Todo el mundo quieto! ¡Si alguien mueve un dedo le acribillo!
—No puede ser —Hans habla para sí mismo—. La situación es rocambolesca.
—¡Joder! —grita Mirko—. Esto raya la paranoia. ¿Un secuestro? Ese loco nos va a matar a todos.
Mirko apoya la cabeza sobre Hans y llora desconsoladamente; incluso el hipo empieza a hacer presencia desde su garganta.
—¡Dejad de lloriquear! ¡He dicho que os calléis de una puta vez!
El secuestrador estaba a punto de pasar a la altura de Hans, cuando a este se le pasa una idea loca por la cabeza que puede tener consecuencias trágicas. De todas formas, no lo piensa demasiado; cuando el hombre pasa a su lado, le pone la zancadilla y cae de bruces al suelo.
El alboroto que se produce en el avión es ensordecedor. Todo el mundo grita y algunos esconden su cabeza entre los brazos y se esconden entre los asientos. Hans aprovecha las décimas de segundo que tiene libres para levantarse y alejar la metralleta de las manos del asaltante.
Entonces ocurre algo que deja a Hans en el estupor más absoluto. Se encienden unos focos en varias zonas del avión y casi todo el mundo se levanta a aplaudir y vitorear. Hombres con vómito sobre sus cuerpos y mujeres llorosas empiezan a vitorearle. Y para culminar la escena, el secuestrador se levanta del suelo y comienza a reír mientras levanta los brazos para que todos aplaudan con más fuerza. Solo hay varias personas a las que ve totalmente en shock, como está él.
El techo del avión se abre por el medio como la cáscara de un huevo y Hans observa con el estupor más absoluto que el aparato se encuentra en el medio de un enorme plató de televisión.
Cámaras por todas partes, filas repletas de público que aplaude y silba al mismo tiempo. Un señor cuya cara le resulta familiar a Hans sube aceleradamente por las escaleras con un micrófono en mano y se acerca a su lado.
—Aquí tenemos al ganador de nuestro concurso, Hans Globke. ¡Un enorme aplauso para él!
—¿Qué es todo esto? No entiendo nada.
Mirko le mira desde su asiento y vislumbra en su mirada la misma incredulidad que tiene él.
—Eres uno de los participantes del concurso Un trabajo para el mejor. Esta era la última prueba de selección y la has pasado con éxito. La empresa buscaba una persona responsable y decidida en momentos de crisis y que supiese tomar decisiones arriesgadas.
¡Felicidades por tu nuevo puesto!»


Además, Jorge es un tipo con estilo, ¡qué leches! Miradle con su piano y su novela, como toque el piano tan bien como escribe, va a tener que ofrecernos un concierto, porque os aseguro que vale la pena pasarse por las páginas de sus «Relatos misteriosos».

Si queréis comprar su novela, podréis encontrarla en El Corte Inglés, Fnac, Amazon y La Casa del Libro.

Os dejo el enlace de Amazon, por si queréis comprarlo directamente:

https://amzn.to/34woJUN

Y si queréis poneros en contacto con él, no tenéis más que visitar su página de Linkedin: https://www.linkedin.com/in/jorge-juan-ogayas-p%C3%A9rez/

¿Mis novelas en películas?

Anuncios

Hoy voy a darme un poco de autobombo, porque me apetece, la verdad sea dicha. No es algo que me guste especialmente, porque siempre he sido algo tímido, porque pienso que siempre hay alguien mejor que yo, y porque no hay nada más patético que el vicio de la vanidad. Pero en el caso de un escritor no queda más remedio que «hablar de mi libro», como decía el gran Umbral, ya que aquello de lo que no se habla, por desgracia, no existe.

Y diréis: «Muy bien, venga, desembucha, y sé breve, que quiero cerrar la página».

¡Espera! No cierres todavía. Déjame que te cuente lo que tengo en la cabeza.

Tú, como lector, ¿comprendes lo que es tener una pasión, una vocación muy profunda, y vivir angustiado por poder desarrollarla? Pues si entiendes esto, me estarás entendiendo a mí.

¿Sabes cuántos libros vendí la semana pasada yo mismo? No me da vergüenza decirlo, porque no es ninguna humillación: uno. Solo uno. Y dime, ¿crees que se puede vivir de los libros así? Lógicamente, no.

Entonces, ¿qué hago? Lo he intentado todo y varias veces. Solo me falta desnudarme en la calle y ver si así la gente me hace caso. Definitivamente, o el mundo está loco, o yo soy un presuntuoso que creía que escribía bien. O las dos cosas.

Un reciente amigo me ha propuesto buscarme a un hombre de cine que esté dispuesto a llevar alguna de mis historias al cine. Y en ello estamos, metidos en hacer propuestas a gente con ganas de hacer pasta con nuestras historias. Por ahora no tengo noticias, y aunque las tuviera no podría darlas, pero ¿qué os parece? ¿Es una buena opción?

Por ejemplo, podrían hacer una película de fantasía, mitos, espada y política «medieval» con mi reciente novela Canción Eterna. Sería ideal para un público más dado a la lectura de novelas como El Señor de los Anillos, o al seguimiento de series como Juego de Tronos. Me la imagino incluso como una serie de Netflix. ¿Qué os parece? Yo, que como sabéis son bastante friki, vería esta película o esta serie y me haría fan absoluto, no tengáis dudas.

Canción Eterna, Célebre Editorial (2020)

También podrían hacer una película, intensa y oscura, basándose en mi novela No existen las princesas, un thriller de suspense y erotismo que transcurre en Bilbao y en el presente, y que te tiene absolutamente en vilo durante lo que dura una tarde de lectura. Me la imagino dirigida por Tarantino, y quedaría brutal. ¿Qué decís? Amor, autodestrucción, crímenes… ¿Hay algo que interese más al hombre de todos los tiempos?

No existen las princesas, Célebre Editorial (2019)

O bien podrían hacer una película o una serie sobre mi novela Demiurgus, que como sabéis es una novela de ciencia-ficción e historia, montada sobre una gran historia de amor, que seguramente podría hacer las delicias de los que amantes de las series de este tipo. Podría ser un buen estreno, por ejemplo, para Amazon Prime Video. ¿A que sí? Viajaríamos por todas las épocas de la historia tratando de encontrar el secreto de la inmortalidad. ¡Wow!

Demiurgus, Ed. Tandaia (2019)

También podría ser que todo esto no fueran más que sueños de una tarde de domingo. Ilusiones de un tonto que no resigna a trabajar sus ocho horas y volver a casa cansado, cenar y dormir, sino que aspira a algo más. ¿A vosotros qué os parece? ¿Habéis leído alguna de mis novelas? ¿Os gustaría verlas en la gran o en la pequeña pantalla?

Por cierto, si queréis comprar mis novelas, pedídmelas a mí o comprarlas en la web de Célebre Editorial o de Ed. Tandaia, o en Amazon. Como sois bastante espabilados, basta con que lo busquéis en vuestro navegador, y listo. Fácil para gente como vosotros, acostumbrados a leer en internet o a comprar en Amazon.

Y si compartís esta entrada, me haríais un gran bien.

Gracias a todos, os dejo, voy a seguir soñando. Porque cuando sueño al menos soy libre.