Reflexiones de un joven filósofo (Impluvia III)

No hubo edad de oro.