Mi hijo también tiene su propio blog

Un escritor no puede pasar sin dejar huella.

Yo siempre tuve miedo de que las ideas que bullían en mi mente y los sentimientos de mi corazón no pasaran a mis hijos o merecieran su indiferencia, su ignorancia o su rechazo. Pero a veces Dios te concede más de lo que ansías, y no siempre para mal, de manera que es justo sonrojarse ante tanta generosidad, muy superior a la diminuta fe con que me atreví a soñar.

Y ya veis… llegará el día en que el discípulo superará a su maestro. Mi hijo mayor es un apasionado de las palabras, comprende las reglas ortográficas y las estilísticas con una claridad y una facilidad que yo no tenía a su edad, y siente esa pulsión invencible de contar historias bien contadas. Reconozco que hablo de él y que se amplifica mi corazón, pero también que me estremezco ante el temor de no saber guiar con rectitud y hacia lo alto el crecimiento de este tallo joven y tierno, que parece poseído de una energía vital inagotable.

Sin embargo, él tira de mí con su entusiasmo, y tiene continuamente iniciativas que me dejan con la boca abierta. Ahora, con el fin de imitar mi trabajo en la red, ha creado su propio blog, llamado Lo que me da la gana, y ha comenzado a escribir artículos. El primero de ellos, titulado «The last of us, mi juego favorito», está ya a vuestra disposición, y yo os lo comparto con la vanidad del padre, el orgullo del pedagogo y la responsabilidad del preceptor. Os invito a seguirlo y leerlo con asiduidad, porque no hay nada mejor para el ardor juvenil que la exigencia que nace de estar bajo el foco.

Sabréis disculpar los fallos, pero se trata de un niño. ¡Ya quisieran muchos adultos escribir la mitad de bien que este niño!


<<¡Muy buenas a todos, gente! Bienvenidos a una nueva entrada en mi blog. Bienvenidos a The Last of Us, un juego que, seguramente, a ti también te ha marcado la infancia, adolescencia, madurez; o ya, si exageramos, la vida. Comenzamos. No haré un resumen o reseña, eso para otra entrada. Pero lo […]

The Last of Us, mi juego favorito>>


Deja un comentario