Lo dejo

Anuncio que me rindo. Me lo anuncio a mí, no a nadie en particular. Al anunciarlo, soy consciente de que lo estoy haciendo y es real. Me compromete.

Dejo de luchar. Si no puedes conquistar una cima, no vale la pena empeñarse en ascenderla. Son heridas sin dignidad, solo estupideces de niño terco.

Adiós.

Deja un comentario