Porque incluso entre las espinas hay flores y vida…

Deja un comentario