Añoranza de la amistad irrompible

Queridos amigos de Somnia:

Se presenta hoy ante todos nosotros un nuevo miembro de nuestra pequeña y unida comunidad literaria. Es un tipo peculiar, diferente, irreductible e indomable, nacido y criado un mundo que nada tiene que ver con la literatura, pero que resulta mejor narrador que muchos que nos dedicamos a ella; y que, sobre todo, es uno de esos seres capaces de remover el universo con su discurso, o de crear una burbuja con su verbo íntimo. Por ahora no quiere que lo conozcamos por su nombre verdadero, pues piensa darnos mucha guerra y abrir muchas heridas. Lo llamaremos SJ.

¡Bienvenido, SJ!

Nos ha transmitido que quiere empezar con un elogio y un recuerdo de la amistad verdadera, para suavizarnos, pero que no esperemos más dulce durante un tiempo. Que viene a pegar fuerte y crear polémica. En Somnia, como siempre, le hemos dado libertad creativa, aunque tememos sus tormentas.


faceless girlfriends holding hands near wall

<<En la soledad de mi soledad, una de las cosas que más añoro y envidio es la amistad verdadera. He tenido épocas en mi vida en que he gustado un poco o un mucho (¡qué sé yo!) de sus ambrosíacas mieles, en que me he extasiado ante el milagro de estar conectados otros corazones con el mío, y el mío con ellos. Pero, si hablo con sinceridad, emitiendo el juicio que pienso y siento, falible, pero mío, me parece ahora que nunca en mi vida he llegado de verdad a experimentar una amistad tan auténtica y fuerte que no se pudiese romper. ¡Y no sé qué pensar, si jamás he sido amado hasta el extremo o si lo más bello es lo más frágil, tanto que basta nombrarlo o sacarlo al aire para que estalle en mil pedazos, se asfixie, se oxide, se vierta, o se descomponga!

Me vienen mayores y más punzantes anhelos de amistad, de una amistad sin posibilidad alguna de romperse ni estropearse, cuando, por ejemplo, veo “El Señor de los Anillos” o escucho su música. En efecto, uno de los temas centrales de tan maravillosa obra es la amistad, presente desde el principio hasta el final, transversal, inspiradora, cribada y puesta a prueba y siempre, no obstante, vencedora.

¿Dónde está una amistad así? Quizá, sencillamente, no pueda haberla en este mundo, o no esté reservada para mí. Yo sólo puedo seguir esforzándome en amar a quienes me rodean, y demostrarles que yo sí puedo ser su amigo. Muchos errores he cometido, lo sé, pero nada me queda mejor sino arreglar con amor presente los malos pasos del ayer.

Amigos… Amigos de verdad… Es algo que necesitamos para ser felices. Parece imposible, utópico o infantil, mas en el fondo es la experiencia cotidiana la que nos dice en lo profundo que se puede amar y ser amado con ese cariño tan especial, cercano y fiel, que es el de los buenos amigos. Quien no los ha tenido no puede comprenderlo. Quien los perdió o los ve lejos añora, por encima de todo, su risa próxima y su mano amable…>>


SJ
SJ

Este viene con la espada

Deja un comentario