Vivir on line (Ariana Lee)

Queridos amigos:

Buenos días a todos desde España, estéis en América, del Sur, del Centro o del Norte; estéis en Asia, estéis en África o Europa. Porque para vosotros también habrá un nuevo día.

Hoy regresa con nosotros Ariana Lee, y ya sabéis lo que esto significa… Démosle la palabra. El artículo nos hará sentirnos a muchos totalmente identificados. Dejad vuestro comentario o vuestro like si es así. Es la vida moderna, amigos míos, esta vida artificial e informática que nos hemos dado.


matrix background

Vivir on line

Estoy escribiendo este artículo y tengo abiertas dos ventanas más, una de una macro tienda virtual y otra de una tienda de animales. Terminaré en una hora mi jornada laboral y cerraré el portátil. Creo que después, veré unos capítulos de una de las series que estoy siguiendo y que me tienen enganchadísima, ¡no puedo esperar!

Esto es la vida de muchas, muchísimas personas. Estos tiempos, en los que todo está al alcance de un click y con la comodidad de no movernos del sofá, nos han llevado a un sedentarismo patológico. Por no hablar de la dichosa pandemia y la nueva forma de teletrabajo, que ha hecho que muchos de nosotros, incluso a nivel médico, lo hagamos todo sin movernos de nuestro puesto, de nuestra casa.

Yo, personalmente, reconozco hacer compras on line. Conozco gente a las que, este sistema, les soluciona la vida, porque trabajan sin descanso y terminan tarde, cuando todo está cerrado. Pero estas personas, a veces, necesitan ponerse unas zapatillas y salir a andar, airearse, despejarse, porque no pueden disfrutar de todo lo comprado en el mismo sitio en el que trabajan.

Yo voy a tiendas, lo he hecho siempre, ahora con precaución y protección, pero voy a tiendas. Intento interactuar con las personas que trabajan en ellas, hablo mucho, soy muy sociable y me gusta saber de otras personas, saludarles otro día. 

happy woman showing wooden signboard saying open

He trabajado en tiendas en las que el trato personal era cuestión de “vida o muerte”; he podido pasar más de cuatro horas hablando sin parar y quedar exhausta, para conseguir una venta de miles de euros. Reconozco que me cansé, me saturé, y  tuve ganas de vivir en una montaña sin más compañía que yo misma. Pero en cierta medida, echo de menos esa conexión que tenía en ciertos comercios. 

Soy una enamorada de la era digital, adoro lo nuevo, investigo, compro, pero hay cosas que sigo prefiriendo hacer asistiendo personalmente a algún sitio. Puedo comprar comida para mis mascotas on line, pero no puedo comprar una planta o unos vaqueros si no los veo.

Muchas tiendas, cadenas de tiendas, al ver esta tendencia que se ha disparado en el último año debido a la pandemia, están cerrando sus tiendas físicas y dejando gran peso de sus ventas para su web, para ventas on line. Es más, tienen productos a los que solamente puedes acceder desde su página web, porque no existen en la tienda física. Los beneficiados de este sistema de compras son las empresas de mensajería.

Conozco a quien se atreve, en mitad de la que está cayendo, a montar negocio propio, físico y con trato personalizado, pero es que hay productos que no deben admitir otra forma de compra.

Si estamos destinados a teletrabajar, debemos hacer un esfuerzo por cerrar el portátil, apagar el móvil, y salir, sin miedo, pero con preocupación. 

Ellos nos necesitan y nosotros necesitamos vivir.


Ariana Lee
Ariana Lee

Sabe bien lo que quiere

Deja un comentario