Siempre nos quedará Toledo

Queridos amigos, ya sé que el titular no es muy original. Pero creedme: la vida puede ser muy dura, pero mientras la piedra fría siga en pie, el alma perdurará. Porque ninguna ciudad del mundo os enamorará con un amor tan fiel, tan duradero, tan inmanente y profundo. Cuando visitéis Toledo, os preguntaréis cómo es posible que jamás hubierais estado en ella antes; y os percataréis de que jamás habíais conocido algo igual. El mundo puede seguir girando, todo puede continuar denigrado y contaminado por el dinero y el poder, pero la piedra fría y muerta dará vida al alma una y mil veces más, y se instalará en tu mente y en tu corazón hasta que no puedas vivir sin sus muros, como un decorado que pinta de esperanza y alegría cualquier historia que amenazara ruina, tristeza y oscuridad.

Siempre nos quedará Toledo.

A mí, personalmente, como autor, como hombre, en realidad solo me queda Toledo, porque esta ciudad es mi verdadera inspiración. Cada vez que camino por sus calles, recuerdo por qué estoy aquí.

Hoy os dejo una pequeña galería de Zocodover, el Arco de la Sangre y las escaleras mecánicas del Miradero, desde las que se puede contemplar la vega del Tajo. Admiradlo con tranquilidad y disfrutadlo. Pero sobre todo venid a Toledo, y decidme algún día si tengo o no razón.

¡Ah, se me olvidaba! Me hice un selfi con un amigo. Adivinad de quién se trata…

Deja un comentario