Días grises

Dias grises…
Grises casi negros…
¿Por qué será que estos dias
son la mayor parte de todos
y componen el decorado
de toda nuestra vida?
Pero así es:
viene un dia gris,
y luego otro,
y luego otro más oscuro.
Suma y sigue.
Vidas grises.
Así sientes tú las cosas.
Pero ¿sabes?
Yo también las siento.
Pero no solo las mías,
sino tambien las tuyas.
Siento en mi corazón,
antes de decirme nada,
una inquietud cuando tú estás inquieta,
un dolor cuando tú estás triste,
una rabia cuando estás rabiosa,
y (también) una alegria cuando tú estás feliz.
Telepatía lo llaman.
Yo lo llamo Destino.
Hoy, mujer,
es el día más perfecto
para susurrarte al oído
el amor que en mí sembraste
el día que tú naciste,
mucho antes de conocerte.
Porque ya entonces
YO ERA TUYO
Y TÚ ERAS MÍA,
aunque ninguno lo sabíamos.
Por eso, mi amada estrella,
no temas a los días grises,
porque nunca estarás sola.

Deja un comentario