Más de Canción Eterna y dos retos

Queridos amigos, buenos días desde España.

Hoy os propongo dos pequeños entretenimientos de domingo. El primero tiene que ver con el mapa que veis más arriba, que es el mapa primigenio que elaboré para mi mundo ficticio, llamado Somnia. Os propongo este reto:

¿Os inventaríais nombres y lugares nuevos para situar en mi mapa? Si es así, decídmelo. Haced una foto o una captura del mapa, y poned una X donde situaríais el nuevo lugar, me lo mandáis por email o por mensaje y me contáis cosas sobre él. Si me gusta mucho, puede que lo incluya en la novela. ¿Qué os parece?


El segundo entretenimiento de domingo es un texto sin acabar, que irá en la novela. Os lo comparto para que veáis cómo nacen los capítulos, para que me digáis si os gusta (aunque todavía no lo entenderéis del todo) y para que me propongáis cómo continuar. ¿Tendré vuestra ayuda?

<<EL CANTO DEL HOMBRE MARCADO

En la cima solitaria, al despuntar la aurora, un hombre se encaramó a la roca que dominaba el valle. Apenas un jirón de ropa lo cubría. Sus cabellos enmarañados besaban su espalda. Pero no iba de vacío, sino que portaba una rústica flauta con la que acompañaba sus susurrantes versos.

Comenzó a tocar una melodía tan triste y apagada, tan dolorosa y profunda, que el mundo entero se detuvo para escucharla. Incluso los pájaros dejaron de cantar sus tonadas matutinas.

Mientras los astros caminan

por las esferas del cielo,

los mortales se sofocan

por desvelar sus secretos.

¡Tristes seres condenados

a sus ignotos manejos!

La enfermedad es su casa.

El dolor, su compañero>>.

Deja un comentario