Llegar a buen puerto

Queridos amigos, dear friends.

Vuelve con nosotros Ariana Lee.

Ojos abiertos y oídos atentos, amigos. Es hora de leer y tiempo de aprender. ¿Quién de nosotros no ha sentido, incluso siente ahora, lo que ella nos transmite? Ella lo comparte con nosotros a través de Somnia. Vale la pena.

silhouette of a person on a swing

<<Uno de mis sueños más recurrentes es la playa, el mar. Casi siempre, son playas exóticas o raras, ubicadas en rocas, acantilados y también con difícil acceso. Muchas de esas playas ya las he visitado, o incluso me he bañado en ellas después de soñarlas.

Nunca miro el significado de los sueños, de lo que sueño, pero, desde que puedo recordar, este es el sueño ganador por goleada. En esos sueños, aparecen barcos y yo voy navegando, otras veces tengo que acceder a pie. Siempre voy acompañada de alguien, aunque no se quién es.

Si traslado esto a la vida real, veo un significado claro, clarísimo, aunque no lo vea en relación con los sueños, sino con la vida. Hace algunas noches, soñé con el océano, inmenso: lo veía desde arriba, a vista de pájaro. No sé si yo estaba volando o suspendida, pero apreciaba perfectamente los cambios en el agua, las corrientes; había zonas de color azul noche, revueltas, y había zonas de color verde turquesa y aguamarina, más tranquilas. Vi que había un velero, no había nadie en él y el barco iba sin rumbo. De repente, como si me lanzase en paracaídas, caí en el velero, cogiendo rápidamente el timón. Una ola venía hacia mí… y ahí me desperté.

white sailboat on water

Analizándolo bien, la vida es eso, un océano, un mar, lleno de corrientes, tempestades, olas y resacas, pero también de calma, luz y belleza. Nada permanece estable en el mar, al igual que en la vida; todo está en permanente cambio. Un día tenemos un mar en calma y, al día siguiente, aparece el viento y todo lo revuelve, al igual que sucede en la vida.

Nosotros somos el velero, siempre sorteando olas, disfrutando en alta mar de esos inolvidables atardeceres, agarrando bien fuerte el timón para no caernos o tumbándonos en la proa a tomar un sol radiante. Nuestro objetivo es llevar ese velero (nuestra vida) a buen puerto; ese es el fin de cualquiera de nosotros, la estabilidad y la seguridad, en todos los aspectos de la vida, económico, emocional, salud…

A veces, estamos un tiempo a la deriva, estancados, sin rumbo fijo, dejando que todo suceda a nuestro alrededor, dejando pasar tempestades, olas, amaneceres, brisas… eso está bien. Después de un tiempo, intentaremos llegar de nuevo a puerto y, si no podemos hacerlo solos, pediremos ayuda para llevar el timón y atracar en ese maravilloso puerto, lleno de otros barcos que permanecen en calma, balanceados a veces por el mal tiempo, pero bien amarrados ante el peligro de una nueva tempestad.

Para mí, ese es el objetivo en este momento de mi vida: llevar mi velero a buen puerto. He navegado mucho y he vivido alguna vez en un barco. El mar y el agua son mi medio. He disfrutado mucho en el mar, también en mi vida. Mientras consigo mi objetivo, seguiré viendo pasar vientos y huracanes, sol y calma, otros veleros a mi alrededor, ayudaré a otros a encontrar su rumbo y pediré ayuda para encontrar el mío. A lo lejos veré a otros que han conseguido su amarre. Y yo seguiré mirando al frente, siempre buscando mi sueño, llegar a buen puerto>>.

Ariana Lee
Ariana Lee

En busca de paz


photo of scenic beach resort

Deja un comentario