Kintsukuroi

Buenas tardes, amigos. Good afternoon, friends.

Hoy rompemos el silencio de la tarde con esa palabra tan extraña: «Kintsukuroi». ¿Qué será esto? Quizás algunos hayáis oído hablar de ello. Otros, seguramente, no. Pero esperad, no la busquéis aún en Google. Dejemos que nos lo explique Lorena Veliz, nuestra nueva incorporación, desde Perú.

¿Qué es «Kintsukuroi»? Le damos la palabra


red and gray pagoda temple

<<El arte de reparar lo que se rompió. “Cuando algo se vuelve mas valioso luego de ser recompuesto”.

La cultura occidental suele estar muy acostumbrada a descartar aquello que se rompió, simplemente desecharlo por considerarlo menos útil; lo mismo ocurre con las emociones o errores, muchas personas suelen sentirse menos valiosas ante la sociedad si alguna vez cometieron un error o si pasan por estados de variaciones emocionales muy fuertes. Las personas tienden a sentirse culpables por no ser lo suficientemente fuertes o por no verse igual que los demás. Muchas veces esos procesos emocionales pueden hacer sentir a esa persona como si  fuera un ser humano inútil.

La sabiduría oriental del arte japonés nos trae una maravillosa reflexión de vida, mediante una práctica histórica en donde los elementos que se rompen adquieren un mayor valor en el mercado al ser reparados. Y no reparados de cualquier forma, sino reparados por maestros Kintsukuroi, que recogen los pedazos del objeto y vuelven a pegarlos, rellenando sus grietas con oro y plata. Muchas de las piezas Kintsukuroi  se exhiben en museos y otras adquieren valores superiores al de la pieza en su estado original, pues los artesanos se encargan de darle un valor agregado al convertir esas piezas en objetos aún más hermosos de lo que antes fueron.

¿Qué podemos aprender de este maravilloso arte? Muchas veces las personas que atraviesan por desafíos personales o momentos de dolor, si saben reconocer en el mismo dolor una oportunidad, verán que, aunque a veces parezca que se originan destrozos en el alma, lo maravilloso de ello es la forma en que nos reconstruimos. En nuestro caso, el oro que rellena las grietas no es el de una pieza Kintsukuroi, es la sabiduría de la experiencia: cuando aprendes sobre el verdadero amor, cuando asumes un rol de comprensión y compasión, primero contigo y luego con tu entorno. Los seres humanos que experimentaron grandes desafíos o episodios de dolor, eventualmente, se convierten en mejores personas, en su corazón solo hay espacio para emociones de amor y alta vibración; de algún modo conectan más con su humanidad y el entorno que los rodea; aprenden a escuchar, comprender, perdonar y reconocer a las personas que aún están en el camino del descubrimiento personal; las ven siempre desde el amor (entiéndase aquí amor como una fuerza vibratoria de máximo nivel); y las ven también desde la compasión, porque saben que muy pocas de ellas lograrán esa maravillosa conexión de amor con lo que les rodea.

En el proceso, un ser humano Kintsukuroi aprende mucho sobre escuchar y entender al mundo, encuentra lo poco valioso de lo superficial, empieza un estilo de vida mucho mas minimalista, disfruta los momentos en conexión consigo mismo y los atesora, disfruta del mundo que lo rodea y ve en él bondad y aprendizaje. Algunos seres humanos Kintsukuroi ya no escuchan a su entorno, solo oyen las voces, pero no les prestan atención, porque saben que la verdad siempre está en su interior; se alejan de la comunicación de los medios para mejorar aun más; y empiezan un camino de crecimiento continuo desde su escucha interna activa. El ser humano Kintsukuroi ya no se molesta con los demás seres humanos, porque comprende que son solo individuos en un camino de crecimiento personal. El ser humano kintsukuroi no es una vasija con grietas que fueron reparadas, sino una versión de un ser humano nuevo con una mejor perspectiva del mundo y que considera la valía de los otros seres humanos. Sabe que es único, pero que no es ni mas ni menos que los otros seres que comparten el planeta con él.

El ser humano kintsukuroi ocupa su espacio en su conexión consigo mismo y es feliz>>.

person making clay pot

Lorena Veliz
Lorena Veliz

Abierta al misterio

Deja un comentario