Del amor no hay escapatoria

Domingo de Ramos hoy. Comienza la Semana Santa, Semana de Pasión. Saludos a todos los lectores del mundo entero, de Europa, de América, de Asia, de África, de Oceanía y de Antártida, que de todo hay en la viña del Señor. En Toledo, España, se escribe un blog que quiere reuniros a todos en una sola casa: la del amor.

Pero no de Toledo son todos nuestros escritores. Hoy tenemos con nosotros, de nuevo, a una autora procedente de las Islas Afortunadas, con raíces en Cataluña, y por supuesto también en África. Ella es Jenny Mbuña, que viene a hablarnos, valiente ella, de las veleidades de la fortuna, las extrañas circunstancias de algunas vidas y, claro está, del poder del amor.

Porque hoy teníamos que hablar de pasión, ¿no era evidente? Os dejo con ella.


person in blue denim jeans and white sneakers

<<El amor es caprichoso. Bien dicen por ahí que el amor no conoce de edad, de raza, de dinero. Y tampoco de cadena genética. ¿Qué pasa cuando ese caprichoso se empeña en enamorarnos de un pariente? Hablemos claro: de un primo hermano. Pero antes de nada permitidme daros una clase de genética básica (no soy científica, pero sí, una escritora con mucha curiosidad). ¡Empecemos!

Una clínica de genética de Houston, Texas, hizo un estudio relacionado con las pruebas de ADN efectuadas a varias “parejas” de primos hermanos, demostrando que los participantes solo tenían un 12,5% de coincidencia. Este porcentaje es bastante bajo, y permite resultados concluyente, por lo que era muy probable que, si hubiera alguna similitud en el ADN, fuera por mera casualidad.

Genéticamente hablando, tenemos una gran variedad de ADN igual o similar con cualquier individuo, (recalco “cualquier individuo”), que seleccionemos al azar, esto quiere decir que, si los primos hermanos tienen ADN en común, no sería posible saber si es por casualidad o por herencia genética.

Bueno, y después de haberos dado esta pequeña clase de genética prosigo a lo que en este artículo quería contar.

Queda claro que no estamos hablando de hermanos, sino de “primos hermanos”. He de aclarar, al menos, que en un 60% de los casos, tener una relación romántica con uno de tus primos podría ser posible si se lograran derribar los estigmas de la sociedad y de uno mismo. Una relación de esta índole en plan romántico supone normalmente un tsunami interno para los protagonistas, y un claro y desafortunado terremoto para la familia de los individuos en cuestión.

Pero hablemos de por qué sucede esto, por qué dos primos pueden llegar a enamorarse —sí, has leído bien querido lector, hay primos que se enamoran—. Según una sexóloga y terapeuta de parejas, las primeras relaciones sexuales se dan por cercanía, entre primos, en su mayoría; matizando que algunos son más cercanos que otros. Inevitablemente nadie está exento de enamorarse, porque del “amor, nadie tiene escapatoria”, si bien a algunos les cueste aceptarlo.

La sexóloga nos habla también, de las diferentes fases de aceptación y de ese tsunami de reacciones internas del que hablaba antes. Incluso los compara con las fases del duelo, asegurando que son cuatro las fases por las que pasan este tipo de personas:

1 – No lo quiero ver (Negación).

2 – Enfado con la vida, con la familia, con la otra persona hasta con uno mismo.

3 – En la que el individuo asume todos inconvenientes que va a tener y se preocupa por el qué dirán (dolor).

4 – Si el individuo supera las tres fases anteriores (aceptación).

Es tal la potencia de ese tsunami interior, tal y como sucede con las olas del mar que chocan con la orilla, que suele pillar al individuo en medio y le hace tambalearse y caer, en medio de una sensación de ahogo y miedo, con sus idas y venidas: «Te dejo, vuelvo, te hago sufrir por haberme enamorado…» Un proceso en el que muchos se plantean las rupturas o el distanciamiento de la persona amada.

big waves under cloudy sky

La sexóloga señala que el problema, en este caso, puede compararse con las de las relaciones entre personas de distinta raza o religión, o del mismo sexo. Pero ¿es equiparable la sangre a otras circunstancias? Efectivamente, sí. Cada uno tiene sus propios principios en la sociedad y para quien tenga ciertas reticencias hacia algo, como este sentimiento, se le hará muy difícil superar esta barrera que es la de amar a esta persona como se desea.

Si decide romper con los estereotipos y la relación sale adelante por ambas partes, es hora de dar el siguiente paso: CONTÁRSELO A LA FAMILIA, un paso sin duda muy importante para la pareja, casi un salto al vacío, poniendo en a prueba la estabilidad emocional de ambos individuos; pues, evidentemente, la familia tiene en estos casos un papel mucho más crucial. Aquí entra en juego para los amantes su capacidad para comprender a sus familiares y armarse de paciencia con ellos, porque al igual que la pareja de enamorados ha pasado por aquellas cuatro frases de las que hemos hablado con anterioridad, la familia también habrá de hacerlo. La experiencia va a ser negativa, de eso no cabe duda alguna, pues les llevara tiempo asimilarlo.

Lejos de reivindicar este tipo de relaciones, contra las cuales yo no tengo ninguna predilección ni ningún prejuicio, quería demostrar que, si dos primos hermanos se quieren, se aman y se desean, no deben tener miedo a hacerlo como ellos sueñan, pues la vida es demasiado corta para andarse con miedos y remilgos. Hay que empezar a romper barreras innecesarias que en el fondo solo nos generan sufrimiento y dolor. Si queréis saber más sobre el tema dejar vuestros comentarios y si os ha gustado esta entrada dad a ME GUSTA Y COMPARTID>>.

Jenny Mbuña
Jenny Mbuña

Autora y curiosa


Deja un comentario