En la antigüedad, el gato llegó a ser un animal sagrado. Hoy, ¿qué pensáis?

Deja un comentario