Semana del amor. Trabajos de los alumnos (III)

Good night, my friends. It´s time to read.

Volvemos hoy de nuevo, en el marco de esta Semana del amor, a un relato sobre el amor. Sabéis que ya hemos traído anteriormente dos trabajos de este tipo. El primero de ellos fue el de Rocío Llamas, que podéis leer en el siguiente enlace:

https://somniablog.com/2021/02/13/semana-del-amor-relatos-de-mis-alumnos-i/

El segundo fue el de Ana López, que explora otro tipo de amor, y que podéis repasar aquí:

https://somniablog.com/2021/02/17/semana-del-amor-trabajos-de-los-alumnos-ii/

Ambos son preciosos, cada cual a su manera, y os aseguro que os van a emocionar.

En la literatura, empero, no solo hay amor. O mejor dicho, el amor no siempre es literatura. En realidad, la mayor parte de las veces, la literatura ha nacido del seno del dolor, con más energía, fuerza y decisión, como un parto lleno de sangre, aunque en el fondo de vida; y no de cualquier dolor, sino de ese que acompaña siempre al amor roto, acabado o muerto. En esos momentos en que la mente se aturde, el artista crea. Aunque sea a oscuras…

Es la noche. Y no me refiero a la hora. El amor tiene sus noches. No todo es fanfarria y alegría, no todo es encuentro y éxtasis. Como una cara oculta, que preferimos no ver, pero que, sin embargo, es inescindible, el amor tiene un lado tenebroso. Es de noche en el alma. El corazón se oscurece. Late con más fuerza, pero no con más vida. Se desgarra, se rompe, se dobla, tronchado por un hachazo implacable, y le falta por un instante (o por un siglo) la respiración. Entonces amar se ve, a pesar de todo, como una tragedia inevitable. En noches así, no importa si el sol está en lo alto o el mundo ríe. Todo simplemente, pasa a un segundo plano.

Esto es lo que nos muestra hoy Mari Cortés, en una breve composición poética que está inundada de esta incontenible desesperación de la pérdida y del ardor que, encendido aunque oculto, quema el alma y la sumerge en un mar de cenizas. Espero que os guste, porque estoy seguro de que muchos de vosotros habéis conocido el pavor de una noche como esta.

<<LA VIDA DUELE

La vida duele un lunes por la mañana,

cuando a las 12, las manecillas del reloj

no apuntan a tus labios

y me recuerdan que ya no bailo

las horas en esa cama.

La vida me ahoga en el café

de las mañanas, que ahora siempre tomo

solo y sola,

con nudos en la garganta,

porque ya no me lanzas

tu sobre de azúcar,

ya no me miras, sonríes y dices

que soy fea,

para después guiñarme un ojo…

La vida aprieta

cuando no son tus brazos

los que hacen crujir mis costillas.

La vida pesa toneladas,

cuando retengo las lágrimas

y no dejo que la marea suba

y arrase con todo.

La vida es bella, o eso dicen…

Pero yo no lo confirmé

hasta que no me bañé

en esos dos lagos

que dan luz a tu cara.

La vida sigue,

aunque no me vuelva

a sumergir en tu playa,

aunque no sean tus olas

las que desordenen mi alma;

aunque tu sol

ya no acaricie mi espalda.

La vida…>>

3 comentarios en “Semana del amor. Trabajos de los alumnos (III)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s