TERROR EN LA CARRETERA. Trabajos de los alumnos (III)

Good morning, my friends. Buenos días, amigos míos.

¡Es tiempo de lectura! Time to read!

Van mis alumnos del Curso de Escritura Novelística Libre tan rápido imaginando y creando relatos nuevos, que no alcanzo a mantenerse a la par con ellos, ni aunque dedique mis horas a esta noble y difícil tarea de acompañarles en su crecimiento como autores. He aquí el orgullo de un maestro: que sus alumnos demuestren más apetito por aprender y más ansia por avanzar, de lo que él mismo pueda proporcionarles. Creedme si os digo, amigos del blog Somnia, que necesitaría la ayuda de un eficaz escribano, que leyese por mí los escritos de mis pupilos, los compilase y de paso anotase mis pensamientos sobre los mismos. Y hasta habría de buscarme un relaciones públicas, para hablar con todos ellos cada día y vigilar su tutoría.

Pero con fuerzas escasas también se hace el camino. El camino del terror, ese que tanto nos aprisiona a la vez que nos pone en fuga. Porque, como decía Gandalf, ni el más sabio conoce el final de todos los caminos. ¿Habéis visto cómo he hilado varias cosas que no tienen nada que ver? Es que a veces me doy miedo a mí mismo… Bueno, que me pierdo, vamos allá con otro relato de terror en la carretera, que responde al reto que lancé a mis alumnos hace ya unas semanas. Ya me diréis si no consigue sorprenderos.

Hace unos días, nos estremecimos con el relato de Álex Padrón, que supo hacernos sentir el frío de la niebla, casi sólida, como un muro que se acercara o una boca que amenazara tragarnos, en su relato “Por el camino verde”. Os dejo aquí el enlace:

http://somniablog.com/2021/02/01/terror-en-carretera-trabajos-de-los-alumnos-i/

Después, disfrutamos y nos asustamos con el relato de Rocío Llamas, una excelente recreación de un episodio de verdadero estupor y temblor, demostrándonos su dominio de la psicología y de los tiempos. Podréis leerlo en este enlace:

http://somniablog.com/2021/02/03/terror-en-la-carretera-trabajos-de-los-alumnos-ii/


Hoy tengo la alegría de traeros el relato breve de Ana López, que ha sabido meterse en la cabeza, ni más ni menos, de una niña de diez años, para mostrarnos toda la crudeza de una situación que puede que conozcamos, aunque espero que sea un cáliz que no hayáis tenido que beber hasta el fondo. Podemos titular su relato…

Mi móvil nuevo

<<Día 12 de enero de 2020

8:00

Ha llegado el día…

El día en que mamá y papá me llevarán a casa de la abuela.  Al final, ayer no empecé el cole porque hay muchísima nieve, así que papá dice que tienen que llevarme a su casa, que ellos tienen que trabajar. Empiezo a tener miedo de ir con ellos en coche. Discuten y a papá le pitan mucho. Mamá le grita; entonces papá chilla también.

Menos mal que la tía Sandra me regaló un móvil y sé cómo funciona. Me dijo que, cuando tuviera miedo, la llamara.

9:00

Vamos los tres en el coche. Escribo en mi diario porque estoy muy nerviosa…

Hemos salido del pueblo de milagro, porque varias veces el coche se ha torcido un poco, como si resbalase. Están volviendo a chillar. Los oigo, aunque me tape los oídos.

Ahora vamos por la autopista; está todo helado. Yo solo tengo 10 años, pero sé que papá no debería conducir tan deprisa.  Mamá le grita que vaya más despacio, pero él dice que conduce como le da la gana, que mamá no tiene ni idea de conducir. He visto cómo salpicaba su saliva mientras se lo decía, de lo enfadado que estaba. Mamá se ha limpiado la cara con la mano después.

Me empieza a doler la cabeza. ¿Me habrá sentado mal el desayuno? Es que tengo ganas de vomitar… No me escuchan. Les he dicho que tenía ganas de vomitar, pero ellos no han parado de dar gritos.

Tengo miedo…

¿Están pitando a papá? Un señor en otro coche le está haciendo gestos feos; oigo sus gritos, pero no le entiendo. Creo que papá ha intentado frenar y el coche ha resbalado otra vez. Mamá está llorando.

Tengo tambores en los dos lados de la cabeza, a la altura de los ojos. ¿Voy a vomitar?

Tía Sandra… Lo haré con cuidado; ellos no saben que me lo regaló….

Día 13 de enero de 2020

10:00

¡Qué bien que alguien ha dejado mi diario en esta mesita! Esto parece… ¿un hospital? ¿Dónde estarán mamá y papá? Me sigue doliendo mucho la cabeza. Me duele casi más que cuando… Creo que me oyeron hablar con la tía. Los dos se giraron para mirarme. Luego todo empezó a dar vueltas…>>

3 comentarios en “TERROR EN LA CARRETERA. Trabajos de los alumnos (III)

Deja un comentario