El barón y el Poeta loco. Trabajos de los alumnos (IV)

Buenos tardes, amigos. Good afternoon, my friends. 下午好朋友. Bon après-midi, mes amis.

Este es uno de mis momentos preferidos de la semana. Siempre disfruto leyendo los relatos que mis alumnos escriben respondiendo a los diferentes retos que les lanzo en el Curso de Escritura Novelística Libre. Es una prueba más de que he dado con un grupo de personas valientes, generosas y libres, un ejército de talentos que tienen un sueño y quieren llevarlo a cabo como sea, a pesar de las dificultades, a pesar de sus tareas y obligaciones, a pesar del mundo.

Como sabéis y siempre os cuento, antes de Navidad, propuse a mis alumnos del Curso de Escritura Novelística Libre un reto muy especial: continuar el relato “El Barón y el Poeta loco”, publicado en mi blog el día 22 de diciembre pasado, y darle su propio final.

Aquí os dejo el enlace de ese reto, os recomiendo que leáis esta entrada antes de continuar:

https://somniablog.com/2020/12/22/el-baron-y-el-poeta-loco-proyecto-de-curso-de-escritura/

El reto era un auténtico miura para muchos de ellos, que jamás se habían enfrentado a la labor de crear su propio relato valiéndose del pie que les daba otra persona. Para algunos, incluso, era la primera vez que se atrevían a escribir en serio para que otros les leyeran. Pero para esto se habían inscrito en el curso… así que se lanzaron con fe ciega. Se dejaron llevar por la pasión, que es lo que les he enseñado. Creyeron en mí, y yo no puedo fallarles.

Álex, Óscar y Rosa ya han respondido a la llamada, y hemos podido disfrutar en publicaciones anteriores de su talento y su imaginación. Impresionado por la calidad de las narraciones de mis alumnos, decidí darles la oportunidad de ser conocidos a través de este blog. Así, primero trajimos al blog el trabajo de un alumno de cultura y dominio del idioma, un verdadero escritor con todas las letras: Álex Padrón, originario de Cuba, país al que mandamos recuerdos y los mejores deseos desde aquí. Podéis leer su excelente continuación de este texto en este enlace:

https://somniablog.com/2021/01/08/el-baron-y-el-poeta-loco-trabajos-de-los-alumnos-i/

Días después, contamos con la participación de Óscar Green, que no nos defraudó con su singular sensibilidad y su voluntad de acero, un alumno modélico y un hombre amable e inteligente. Lo podéis recordar en este enlace:

https://somniablog.com/2021/01/11/el-baron-y-el-poeta-loco-trabajos-de-los-alumnos-ii/

Días más tarde, pudimos disfrutar del trabajo de Rosa, que es otro portento de la naturaleza y que tiene personalidad para parar un tren. Aquí podréis leer su relato:

https://somniablog.com/2021/01/14/el-baron-y-el-poeta-loco-trabajos-de-los-alumnos-iii/

Y hoy, por fin, tenemos con nosotros a Matty, otra magnífica alumna, que nos ha preparado su propia visión del final de este cuentecito. Disfrutadlo y dejad vuestro comentario animándola, porque para ella ha sido un auténtico estreno:


<<Cuando el sol asomó con su tímida luz, creímos que era el momento de levantarnos y ponernos en marcha para recuperar a nuestro querido Aerlis. Nuestro miedo no había disminuido, ya que no sabíamos cómo enfrentarnos a aquel grupo de malhechores; y nuestro maestro, aquel que tanto había insistido en que no aceptásemos lo que nos daban los aldeanos, no aparecía. No estaba en el hueco de ningún árbol, no paseaba tranquilamente mientras meditaba y parecía que estábamos despertando de un mal sueño, ya que nos encontrábamos solos, sin saber qué hacer y desamparados.

Éramos pocos, lo sabíamos, pero no podíamos dejar a nuestro compañero en las garras de aquellos amigos de lo ajeno, de aquellos maleantes que sin ningún pudor nos habían dicho que fuese nuestro maestro, el poeta loco, quien fuera a rescatarlo. Nuestro miedo no solo se cernía sobre Aerlis, sino ante la incertidumbre de no saber qué harían con nuestro maestro si él llegaba a presentarse ante ellos.

¿Y si lo que querían era un intercambio y quedarse ellos con nuestro maestro en su propio beneficio? ¿Y si pretendían coaccionarlo, amedrentarlo o incluso torturarlo? En nuestras miradas se notaba ese miedo, pero no podíamos esperar más y, con o sin maestro, teníamos que ir al rescate de Aerlis.

Nos pusimos en marcha, mientras de camino seguíamos buscando a aquel llamado poeta loco, intranquilos porque bien es cierto que no aparecía y eso nos resultaba extraño.

A mitad de camino vimos una silueta que venia a nuestro encuentro, nos tensamos de tal manera que se oían rechinar nuestros dientes (aquel que los tenía). Entre los claros vimos, cuando ya estaba más cerca, que era nuestro maestro y para gran sorpresa nuestra venía con Aerlis y dos guardias que los escoltaban.

Pasó a nuestro lado sin terciar palabra, y nosotros corrimos a abrazar a nuestro maltrecho compañero, que venía con su preciosa túnica hecha jirones y tanto su cuerpo como su cara llenos de heridas y hematomas. Estaba tan nervioso y desolado que tardó un par de días en contarnos la historia de su liberación.

Su relato fue el siguiente:

“Llegamos a la vega, donde me ataron, me torturaron y no hacían más que pregúntame por el maestro. Estaba aterrorizado y no sabía si algún día os volvería ver. De pronto, al alba, el maestro llegó, parecía que solo, y exigió mi inmediata liberación, pero aquellos malnacidos se negaban y querían que él se quedase con ellos a cambio de mi liberación.

Se negó y al instante cuatro guardias y el barón de Azetsirt, blandiendo su espada, saltaron hacia su jefe y amenazándole de muerte lograron que me soltasen y escapasen como alma que lleva el diablo.

Una vez recuperada la tranquilidad, el barón empezó a recitar ese poema dado a cambio de la ayuda del barón y su guardia para asegurar mi vida. Nunca he visto a alguien tan extasiado, recitando tan hermoso poema; y cuando no conseguía seguir le pedía al poeta loco que lo recitase él, para recrearse aun mas en sus maravillosas líneas”

Todos nos quedamos pálidos al escuchar el relato, preguntándonos si algún día el poeta loco nos recitaría aquel poema que vendió a un barón para salvar la vida de uno de nuestros compañeros, ha pasado el tiempo y nunca lo hemos escuchado de sus labios; ni creo que lo haga nunca, ya que lo vendió y no le pertenece a él>>.


Como estoy muy orgulloso de ella y de su atrevimiento, que demuestra la grandeza que se esconde detrás de su sonriente rostro, voy a hacerle una sencilla dedicatoria:

“Si todos los escritores tuvieran la suerte de conocer a personas y seguidores como Matty, todo el mundo querría ser escritor. Gracias, campeona de León. Sigue así. Supérate cada día. Por ti, por tus hijos, porque solo tenemos una vida para vivir”.

4 comentarios en “El barón y el Poeta loco. Trabajos de los alumnos (IV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s