Toledo es luz en Navidad. ¡Y qué mazapanes!

Hola, amigos. Hello, my friends.

¿De dónde sois? Where are you from?

Yo vivo en Toledo, España. Y hace unos días tuve la oportunidad de dar un paseo navideño con mi familia para cumplir con la tradicional costumbre de “ver las luces”. Y como me gusta que conozcáis esta maravillosa ciudad, y me considero un embajador de la belleza de mi Toledo del alma, donde he pasado una buena cuenta de años, os dejo a continuación una galería escogida de fotos. Espero que algún día tengáis la suerte de viajar y conocer esta milenaria urbe de piedra, cuna de imperios, hogar de poetas y de santos.

Si os gusta, dejadme un like y un comentario.

Fue una tarde maravillosa, como sucede siempre que paseo por Toledo, y más con mi familia. Ellos hacen que estas luces luzcan más hermosas y tengan más sentido. Es cierto que había muchísima gente, quizás demasiada, para una época de pandemia como la que vivimos (¿realmente se está controlando quién entra y quién sale de las autonomías?), pero no lo es menos que una ciudad sin gente no sería nada ni resultaría hermosa; sería solo un decorado muerto, un cementerio vacío, un lugar tétrico, hogar de muchas sombras y de fantasmas helados.

Amad Toledo. Visitad Toledo. No os defraudará. Venid en Navidad, aunque este año la iluminación sea algo más escasa. Venid cuando queráis. Pero venid. Hacedlo por vosotros, no por los toledanos. Hacedlo para que entendáis que es posible viajar en el tiempo. Hacedlo para comprendáis que hubo tiempos que fuimos verdaderamente universales, y que había grandeza y belleza en todo aquello. Hacedlo para que el recuerdo de una civilización ya quizás en el ocaso no se pierda, y para que seáis partícipes de una tradición que aún puede inspiraros. Venid simplemente para que se colmen vuestros sentidos.

También podéis venir por los mazapanes, de los cuales os dejo también alguna imagen, tomadas del escaparate de la famosa tienda Santo Tomé, en la plaza de Zocodover, confiteros de muchos años y bien ganado prestigio. Impresionante esa imagen de la anguila de mazapán, ¿no os parece? Y que conste que no me hacen rebaja cuando voy a comprar, ¿eh? Pero lo bueno merece la pena.

Y por supuesto, venid para conocerme a mí. ¿Por qué no? Yo también soy un monumento de Toledo, aunque sea de carne, espíritu y palabras.

Pero venid.

Aquí os dejo la galería de nuestro paseo del otro día. Faltan fotos, comprenderéis, porque me guardo algunas cosas por privacidad. Pero creo que con esto alcanzaréis a vislumbrar la hermosura de una ciudad que se engalana y que mezcla piedra y luz para recibir la Navidad.

Y como colofón, un vídeo de un músico ambulante que me encantó. No sé su nombre, pero espero que ahora que le va a conocer más gente, se acerquen a él y le dejen una buena propina por tocar música tan hermosa y tan famosa. ¿Adivináis qué pieza está tocando? Dejádmelo en los comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s