Añoranza

Me mandan este vídeo del mar, costa de Málaga.

¿Quién no desearía pasear junto al mar una tarde de otoño?

Echo de menos su rumor, su lenguaje secreto y fascinante, el sabor de la sal, la humedad y la inmensidad de su fuerza.

Gracias a Isabel por reavivar mi añoranza del océano seductor.

Deja un comentario