Arde el fuego

Quema el alma.

Ilumina el tiempo.

Calienta el espíritu.

Y llena de presencia el frío vacío de la vida humana, siempre al borde de la nada y siempre luchando contra las sombras.

Deja un comentario