Termina el día

Queridos amigos,

en España llega ya la hora de retirarse al hogar.

El atardecer tiene sus propios perfiles, y la noche no siempre es tan oscura, sino que tiene colores y luces.

La lluvia cae en gotas peregrinas y asustadas.

Un escritor sabe que vuestra vida corre hacia ninguna parte en medio de estertores silenciosos de sentimientos, que como ríos subterráneos horadan la pétrea seguridad de vuestras ilusiones y os remueven, amenazando con tragaros, remolinos impenitentes.

¿Hacia dónde van esos ríos, si no es hacia el océano del olvido? ¿Rendiréis la bandera ante los ejércitos de la historia o arrostraréis los peligros y despreciaréis el miedo? El ocaso de la vida también llega. La noche del tiempo no se hace esperar. Y cuando su telón tenebroso se abate, sus temblores invisibles amenazan, pero nada teme quien se ha preparado durante el día.

¡Domina con tu voluntad las pulsiones ciegas de tu primitivo corazón, pero no le aprietes tanto la cincha, que cortes su respiración y detengas su latido! Piensa con el corazón, siente con la cabeza, actúa con tu espíritu.

Os dejo fotos de esta tarde-noche tan especial.

Quiero que me saludéis y me contéis cómo será vuestra noche.

Deja un comentario