Hoy recomiendo… Caramelos con espinas

Es día de lectura, amigos míos. No solo amigos de España y de Sudamérica y de Centroamérica, sino amigos del mundo entero.

¡Día de lectura!

It’s reading day, my friends from USA, from Russia, from the United Kingdom, from China… ¡It’s reading day! Pay attention.

Es día de buenos libros y de sabias recomendaciones. Algunos se pensarán que los escritores nos odiamos unos a otros, pero es falso. Es delicioso contemplar cómo la creatividad pulula por el mundo y germina en la mente de muchas personas, y que lo que uno siente dentro, como un secreto inconfesable, es compartido por otros que sienten exactamente lo mismo. Se crea así entre nosotros una comunión de experiencias y sensaciones, una verdadera comunidad unidad por una causa, por una sola vocación: nuestro amor a la literatura, esa esposa tan bella y tan ingrata.

En puridad, nadie como un escritor para recomendar una lectura. Y no solo porque el escritor trabaje con palabras, material del que están hechos los sueños, y sea, pues, en teoría, un experto en libros; sino también, y sobre todo, porque solo un escritor entiende, con la intuición del corazón, el latido interior de cada obra, su verdadera identidad, la sangre que se ha vertido (y no siempre metafóricamente) para crearla.

En mi recomendación de hoy no hay sangre, aunque sí espinas; caramelos con espinas, para ser más exactos. O esto es lo que nos promete su autor, René Pérez, en su segunda novela, titulada precisamente así Caramelos con espinas, editada por Célebre Editorial en este año 2020, y que figura ya como uno de los libros más vendidos en su provincia, Palencia; y que pronto lo será en toda España. Cosa que no nos extraña, porque René no solo es un tipo simpático, culto y con clase, sino también un escritor de chispeante prosa, pura, prístina, contundente, como flecha que penetra el blanco y explota en miríadas de gotas de sorpresa.

Caramelos con espinas es una de esas obras de arte que no se anuncian en el metro ni en la televisión, pero que justifican que se la busque hasta debajo de las piedras. En ella, nos encontramos a Genaro, que es un tipo diferente. ¿Diferente? Eso dicen todos. Pues sí, lo es, porque se pasea por el mundo acompañado de un cactus, que es su mejor y único amigo. ¿A que no habéis conocido a nadie igual? ¡Ya os lo dije! Diferente.

¿A qué se dedica un tipo que tiene por amigo un cactus? Pues como no podía ser otra forma, solo hay dos opciones: abogado o vendedor de seguros. Genaro eligió lo segundo. ¿Qué le vamos a hacer? No todos podemos ser abogados. Así es Genaro, y su cactus lo sabe, y sabe mucho más de él de que Genaro se imagina.

A pesar de todo, siente que su vida es un tanto anodina. Esto cambia cuando su jefe le encarga una misión: espiar a un tipo por un supuesto fraude a la compañía. Al final, veremos cómo esto es más complicado de lo que creía. ¡Ah y por supuesto, el cactus se convierte en el verdadero protagonista de la historia!

Luego está Daniela. ¡Ay Daniela! Tiene una vida detrás muy intensa. Llena de experiencias, algunas agradables y la mayoría no tanto. En su juventud arrasa con todo, se convierte en una artista afamada, deseada por hombres y envidiada por mujeres. Pero los años van pasando y su ritmo frenético la conduce a un desagradable episodio que marcará, condicionará y girará por completo su futuro. En su madurez, las cosas son mucho más calmadas y todo cambia con la llegada de su hija.

¿Ambos se cruzarán? ¿Qué tienen que ver estas dos personas y sus historias? ¡Tendréis que leerla, amigos míos! Las tartas hay que probarlas. Nadie te puede describir cómo sabe un tiramisú. Tienes que probarlo para entender por qué es delicioso. Y lo mismo esta novela. Tienes que comprarla. No te arrepentirás.

Caramelos con espinas es un tratado agridulce sobre el destino y la vida, sus pasiones, sus conflictos. Trata de los seres humanos vistos desde varios prismas, todos muy diferentes, pero uno de ellos muy sorprendente, y a la vez muy objetivo y sincero, retratando su transformación ante el amor y el desamor, describiendo la condición humana, sus comportamientos, su intolerancia y también su indulgencia. Su bondad y su maldad. La vida misma.

Aunque no lo creáis, hay mucho del cactus en esta visión del mundo. Porque René es tipo que sabe decir las cosas más importantes con esa gracia propia de los inteligentes. Es aparejador, pero dibuja cómics desde hace mucho, y esta es su segunda novela. Cuenta también con diversas publicaciones en certámenes y antologías de relatos cortos, como el Premio Orola 2018, 2019 y 2020, Ancrofobia relatos de terror 2020, y Relatos Cortos la Salud en el Trabajo de 2016 y 2018.

Aquí os lo presento en una foto formal, junto a su obra… Pero hacedme caso, sonríe mucho, y eso es propio de las buenas personas.

Por cierto, podéis encontrar su novela Caramelos con espinas en la web de Célebre Editorial, junto a la mía. Solo tenéis que pinchar en el siguiente enlace y ver lo chulo que sale René. Más fácil imposible.

www.celebreeditorial.es

Para los que prefiráis Amazon para comprar libros, aquí os dejo el enlace directo:

https://amzn.to/2KDWkW7

Una cosa más, puede que algún día haya una colaboración directa en este blog o en alguna de mis redes sociales entre René y yo. ¿Qué os parece? ¿Y si mezclamos Caramelos con espinas y Canción Eterna? ¿Qué saldría?

2 comentarios en “Hoy recomiendo… Caramelos con espinas

  1. ¡Pues a mí me parece estupendo, amigo Jaime! Me refiero a cualquier colaboración que me propongas, estaré encantadísimo porque me chifla tu blog. Y también me refiero a esta publicación, me ha encantado, de verdad, eres muy generoso. Gracias, amigo.

Deja un comentario