OS RECOMIENDO: «RELATOS MISTERIOSOS CON FINALES INQUIETANTES»

Amigos y seguidores del blog, sabéis bien que, desde siempre, entre mis lecturas preferidas están los relatos de suspense, misterio y, por supuesto, terror. Os he hablado muchas veces de mi veneración (casi enfermiza) por Lovecraft y otros autores de su círculo o de estilos parecidos, anteriores y posteriores. Más de una vez os he comentado cómo vibraba mi alma al leer a Poe, y cómo yo mismo he hecho mis pinitos en este arte del misterio novelado, que además me ha dado algunas alegrías, pues me ha permitido ganar algún que otro reconocimiento.

Por eso, hoy os traigo una recomendación especial para que ocupéis esas noches de lectura en que la oscuridad cae a vuestro alrededor y se os hace de madrugada, y no queréis cerrar el libro porque necesitáis saber qué va a pasar, aunque se os caigan los párpados de sueño o hagáis más que mirar a vuestro alrededor esperando que alguien o algo se presente para deciros algo que no podríais imaginar o proponiéndoos entrar en una dimensión donde todo lo serio es una pantomima o nada, sencillamente, es lo que parece.

Como os digo, he leído últimamente un libro que me ha encantado y que os recomiendo: RELATOS MISTERIOSOS CON FINALES INQUIETANTES, de Jorge Juan Ogayas, publicado por la editorial Caligrama.

Jorge es un autor madrileño que nos trae su primera publicación, que recopila un montón de relatos breves con una temática común: el estupor. En ella podemos leer historias que, sinceramente, te sorprenden, cuyo final no te esperabas, dejándote con ganas de seguir, de tragarte otra de estas raciones de locura, miedo o emoción, como una droga que te introduce en un mundo donde todo cambia continuamente y puedes encontrarte con ese terror profundo del que tanto huyes y con el que, en el fondo, te gustaría enfrentarte; o quizás con la petrificante sensación de haber derruidos límites y fronteras del pensamiento o de la sensibilidad que hacen que la realidad imaginada haya cambiado, de pronto, de referencias y soportes.

Jorge es Licenciado en ADE (Universidad Complutense), con Máster de Didáctica de español como lengua extranjera (Universidad Nebrija) y tiene también el título de «Técnicas para la escritura creativa» de la MCA Business and Postgraduate School. Trabaja actualmente en la Comunidad de Madrid.

Os dejo a continuación un breve extracto de uno de sus relatos, para que paladeéis el sabor de este brebaje creado por el autor, que te deja completamente estupefacto, que puede parecer delirante, pero que perfectamente podría convertirse en realidad de aquí a unos años, un mundo en que ya no rigen las mismas reglas y todo se ha transformado en un teatro del absurdo…


«Una hora después, mientras Hans ojeaba la revista gratuita de la compañía aérea, sintió un pequeño temblor. Miró a Mirko, el cual se encontraba durmiendo con la cabeza a punto de caer en la señora que se sentaba a su derecha.
Estamos entrando en una zona de turbulencias, por favor, vuelvan a sus asientos y mantengan los cinturones abrochados. Muchas gracias.
Hans primero sintió un balanceo rápido y permanente parecido al que muchas veces se siente cuando vas montado en tren.
Algo molesto, pero sabía perfectamente que era algo dentro de la normalidad. Poco después llegó un golpe tremendo que hizo tambalear el avión, parecía que un rayo hubiese impactado sobre el aparato. El pasaje gritó.
—Y yo que quería dormir un rato —Mirko habló con voz somnolienta.
—Tranquilo, esto pasará pronto —dijo Hans para calmarle.
Pero la situación empeoró. El avión empezó a moverse arriba y abajo en movimientos cortos y repetitivos. Luego hacia la derecha e izquierda. Hans sintió miedo, sobre todo cuando los compartimientos superiores se abrieron y empezaron a caer bolsos y abrigos. Mucha gente estaba histérica y se oía a gente llorar. Poco tiempo después las fuertes turbulencias pasaron y las azafatas recogieron todo lo caído.
Señoras y señores pasajeros, nos estamos acercando al aeropuerto J. F. K., donde aterrizaremos en poco más de treinta minutos. Lamentamos los minutos de retraso respecto a la hora de llegada. Muchas gracias.
—Tendré que pillar un taxi cuando llegue al aeropuerto o no voy a poder dormir nada esta noche, y mañana tengo a primera hora la entrevista en Gilliam Electronics.
—¿Gilliam Electronics? —pregunta Hans con sorpresa—. ¡Yo también voy a hacer la entrevista en esa empresa!
—¿En serio? Pues vaya casualidad.
De repente se oye un golpe desde la parte de atrás del avión y una señora que pega un grito agudo. Hans se gira hacia atrás y ve a un señor alto, delgado y con el pelo largo empuñando una metralleta y apuntando hacia todos los lados.
—¡Todo el mundo quieto! ¡Si alguien mueve un dedo le acribillo!
—No puede ser —Hans habla para sí mismo—. La situación es rocambolesca.
—¡Joder! —grita Mirko—. Esto raya la paranoia. ¿Un secuestro? Ese loco nos va a matar a todos.
Mirko apoya la cabeza sobre Hans y llora desconsoladamente; incluso el hipo empieza a hacer presencia desde su garganta.
—¡Dejad de lloriquear! ¡He dicho que os calléis de una puta vez!
El secuestrador estaba a punto de pasar a la altura de Hans, cuando a este se le pasa una idea loca por la cabeza que puede tener consecuencias trágicas. De todas formas, no lo piensa demasiado; cuando el hombre pasa a su lado, le pone la zancadilla y cae de bruces al suelo.
El alboroto que se produce en el avión es ensordecedor. Todo el mundo grita y algunos esconden su cabeza entre los brazos y se esconden entre los asientos. Hans aprovecha las décimas de segundo que tiene libres para levantarse y alejar la metralleta de las manos del asaltante.
Entonces ocurre algo que deja a Hans en el estupor más absoluto. Se encienden unos focos en varias zonas del avión y casi todo el mundo se levanta a aplaudir y vitorear. Hombres con vómito sobre sus cuerpos y mujeres llorosas empiezan a vitorearle. Y para culminar la escena, el secuestrador se levanta del suelo y comienza a reír mientras levanta los brazos para que todos aplaudan con más fuerza. Solo hay varias personas a las que ve totalmente en shock, como está él.
El techo del avión se abre por el medio como la cáscara de un huevo y Hans observa con el estupor más absoluto que el aparato se encuentra en el medio de un enorme plató de televisión.
Cámaras por todas partes, filas repletas de público que aplaude y silba al mismo tiempo. Un señor cuya cara le resulta familiar a Hans sube aceleradamente por las escaleras con un micrófono en mano y se acerca a su lado.
—Aquí tenemos al ganador de nuestro concurso, Hans Globke. ¡Un enorme aplauso para él!
—¿Qué es todo esto? No entiendo nada.
Mirko le mira desde su asiento y vislumbra en su mirada la misma incredulidad que tiene él.
—Eres uno de los participantes del concurso Un trabajo para el mejor. Esta era la última prueba de selección y la has pasado con éxito. La empresa buscaba una persona responsable y decidida en momentos de crisis y que supiese tomar decisiones arriesgadas.
¡Felicidades por tu nuevo puesto!»


Además, Jorge es un tipo con estilo, ¡qué leches! Miradle con su piano y su novela, como toque el piano tan bien como escribe, va a tener que ofrecernos un concierto, porque os aseguro que vale la pena pasarse por las páginas de sus «Relatos misteriosos».

Si queréis comprar su novela, podréis encontrarla en El Corte Inglés, Fnac, Amazon y La Casa del Libro.

Os dejo el enlace de Amazon, por si queréis comprarlo directamente:

https://amzn.to/34woJUN

Y si queréis poneros en contacto con él, no tenéis más que visitar su página de Linkedin: https://www.linkedin.com/in/jorge-juan-ogayas-p%C3%A9rez/

Un comentario en “OS RECOMIENDO: «RELATOS MISTERIOSOS CON FINALES INQUIETANTES»

Deja un comentario