No tengas miedo, niña

Pequeña mía, ven aquí, quiero decirte una cosa.

Aún eres chiquita, te queda mucho por vivir, y mucho por aprender. Ven, te explicaré en unas pocas líneas todo lo que te vas a encontrar.

En una frase, la vida es una continua lucha. Esto es lo que te vas a encontrar el resto de tu tiempo. Todo lo que quieras conseguir te lo vas a tener que ganar peleando. Y muchas veces pelearás y perderás. Así de simple.

Sé que ahora esto te asusta, pero no debes tener miedo. Cuanto más luches, más preparada estarás para las futuras peleas. A las personas que rehuyen estas batallas, cualquier dificultad les parece insoslayable e invencible. En cambio, las personas que se enfrentan a todo y jamás se rinden ni dan marcha atrás cada vez son más fuertes; llega un momento en que termina resultándoles fácil lo que antes les parecía imposible.

No tengas miedo. Tú puedes con todo. Y no es una forma de hablar. Literal y sorprendentemente, serás más fuerte de lo que imaginas. Te sorprenderás de que puedas llegar a ser tan fuerte como serás. Pero para eso necesitarás tres cosas, recuerda bien: fe en ti misma, trabajo y amor.

Necesitarás fe en ti misma porque no hay otra forma de caminar por el mundo que creyendo en ti mismo y en el valor de tus ideas, tus sentimientos, tus proyectos y tus actos. Cuanto tus enemigos quieran vencerte, antes o después tratarán de convencerte de que no vales para nada, de que no eres capaz, de que estás equivocada. Por eso es tan importante que creas en ti misma, incluso más allá de tu realidad de cada momento. Debes exigirte llegar hasta donde nunca creíste que podrías llegar. Esa debe ser tu única medida.

Necesitarás trabajo porque nada se puede lograr sin esfuerzo. La vida es una guerra, no lo olvides. Para obtener grandes resultados, han de hacerse grandes trabajos. Y sufrir. No temas sufrir por alcanzar tus metas vitales, sean las que sean. Ese dolor enriquece, fortalece y acrecienta.

Y necesitarás amor. Ábrete al amor. Cultiva el amor. Confía en el amor. Vive el amor. Vive a los demás. Abrázalos. Siempre encontrarás a alguien que esté a tu lado. Eres una persona maravillosa. No tengas miedo. A veces las personas que te aman están más cerca de lo que crees. Ten los ojos abiertos. No mires el exterior, sino el interior. Y ama por encima de todo a quienes lo merezcan. Ellos serán tu fuerza en los días de debilidad, tu luz en los días de oscuridad. Y si te faltan todos, recuerda que yo siempre estaré a tu lado, jamás te abandonaré.

Porque el mundo puede quebrarse, el cielo puede hundirse, los astros pueden perderse en la inmensidad del universo… pero nunca dejaré de amarte.

Para ti, mi pequeña morenita.

Deja un comentario