Un poco de fútbol

Artículo que solo se comprenderá a 13 de agosto de 2020, y estando al día de las noticias deportivas futboleras de nuestro país. Hoy me apetece discurrir de algo que no sea literatura. Que nadie lo tome como información. Es solo opinión de barra de bar, pero es mi opinión.

  1. Soy del Madrid, sí. Que quede claro. Y me alegro del triunfo en la Liga, porque ha sido histórico, y diría que muy meritorio, viniendo de atrás, mostrando fortaleza defensiva… Pero la Champions es otra cosa. Aunque la culpa es mía. Desde la última que ganamos la Champions no me junto a ver los partidos con mi hermano y mi amigo Caldas. Antes lo ganábamos todo. Ahora lo perdemos. Seguro que tiene algo que ver. Es nuestra culpa.
  2. El Madrid dice que no va a hacer fichajes. Resultado: la temporada que viene va a ser muy movidita. Recuerden ustedes: fracaso, cese de entrenador, fichajes a destiempo… Cuando las inversiones no se hacen (y bien) en verano, luego se hacen (y mal) en invierno. Siempre.
  3. La decadencia del Valencia es solo proporcional a la estupidez de su dueño, que cree que un club de fútbol se gestiona como una fábrica de ventanas: tanto inviertes, tanto produces, tanto vendes, tanto ingresas. Es lo que pasa cuando los empresarios se quieren meter a presidentes: acaban destrozando los clubes en los que meten la mano. Al final, ni son prósperos deportivamente, ni son rentables económicamente.
  4. El problema del Barcelona es que están en la ruina, y esa ruina la ha provocado Messi, aun sin querer. Porque siendo tan bueno y tan longevo, los dirigentes no saben qué hacer para pagar su nómina y para buscarle un sustituto sin hipotecar las Ramblas. Pero el problema será mayor cuando Messi baje el nivel, que lo bajará (de hecho, su cuesta abajo ya ha comenzado), porque entonces su sueldo será el mismo, pero los ingresos por títulos para el club no.
  5. Barcelona y Messi están tan apegados, que la separación va a sumir al club en una viudedad eterna. Esperan años de mucha oscuridad allí en la esquinita.
  6. Florentino es un presidente descomunal: sabe de fútbol, entiende el deporte, gestiona bien, es atrevido cuando tiene que serlo, es prudente cuando tiene que serlo, y toma decisiones sin mirar para otro lado. Pero todo se gasta. Hasta él. Y no se ve un sucesor en lontananza. Es el Messi de los despachos, el Cristiano Ronaldo de la presidencia. El Madrid lo va a echar mucho de menos cuando se retire.
  7. En un fútbol tan físico, veloz, exigente, duro, como el de hoy, es necesario apostar por los jóvenes, que tienen la energía para el reto. Que no nos engañen: una vez pasados los 33, el futbolista baja dos niveles: uno por la edad física (que conlleva pérdida de recuperación y de velocidad), y otro por el agotamiento de la ambición. Léase: Modric, Marcelo, etc.
  8. Hay que dar oportunidades a los de casa. Esto debería estar escrito a fuego en cada estadio. Debería ser norma de todos los equipos. Porque si no se hace, al final pasará que se tendrá que hacer, no por devoción, sino por obligación. Pero entonces quizás ya no se encuentre lo que se necesita…
  9. El problema del Atlético de Madrid con la Champions se llama Real Madrid. Y no hay más. El Atleti nunca será grande hasta que no le gane la Champions al Madrid. Esa espina quedará ahí durante décadas. Quizás algún día lo logre. Entonces yo le reconoceré el mérito. Pero si yo fuera dirigente del Atleti, me centraría en formar al sustituto de Simeone. ¿Por qué les cuesta tanto a los equipos trabajar a largo plazo y preparar los relevos de sus personas más importantes?
  10. He dicho…

Deja un comentario