En medio de la tormenta

Lo vi allí, erguido, impensable, inesperado; no solo único, sino redoblado, como una garantía, una promesa…

Y por un instante la tormenta ya no importó, porque Él estaba conmigo.

Deja un comentario