El judío errante

Dibujo de Gustavo Doré
Las historias escritas por algunos eruditos y religiosos medievales hablan de un personaje cuya maldición lo ataría a este mundo hasta el fin de los días, condenado a vagar eternamente. El judío errante.

De todas las leyendas medievales nacidas en el seno de la Europa cristiana, quizás ésta sea una de las que más me han llamado la atención. Pero ¿quién este “judío errante” y qué dice la leyenda sobre él?

Para empezar, no hay una sola versión de la leyenda. Tampoco tenemos ninguna versión anterior al siglo XIII, al menos que se sepa. Incluso, en la más antigua de las narraciones, no se trata de un judío, sino de un romano. Quizás este sea uno de los cambios más sorprendentes. Pero vayamos primero al relato bíblico del que aparentemente parte toda la cuestión.

Debemos partir del Evangelio de san Mateo. Cristo es condenado a muerte y parte con su cruz camino del Calvario, donde sería crucificado. Pero antes de llegar, los romanos obligaron a uno que pasaba por allí, a Simón de Cirene, a ayudarlo a llevar la cruz, porque estaba tan exhausto que no podía con ella y se caía.

Hasta aquí, nos hemos ceñido expresamente al Evangelio de san Mateo. Pero en ese momento entra en juego la leyenda, o la tradición, o la invención, o la memoria, o el misterio, llámese como se llame. En algún punto entre el pretorio y el Calvario, un hombre despreció a Jesús de tal forma que éste, dolido, le “maldijo” a vivir eternamente atado a la carne y con el peso de su pecado sobre su cabeza, hasta que él viniera en el último día. Ese personaje, llamado de muchas formas diferentes, quizás romano, quizás judío, permanecería todavía sobre este mundo, vagando, siempre atormentado, errando.

Así habría sido predicho por el propio Jesús cuando, un tiempo antes, ante sus seguidores, en la región de Cesarea de Filipo, profetizó: “Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de ver al Hijo del hombre, cuando venga en su Reino”. ¿Quizás estaba el judío errante entre sus seguidores en ese momento, y eso fue lo que tanto le dolió a Jesús?

¿Cuál es la primera versión que se conserva de este relato? Aquí voy a acudir a otros que supuestamente saben más que yo. Cito literalmente de la web de National Geographic: “en torno a 1228 el benedictino inglés Mateo París escribió una primera versión de la leyenda. Su protagonista era Cartáfilo, un portero del pretorio romano que debía encargarse de ejecutar la sentencia de muerte de Jesús. Cuando éste cayó en su camino al Gólgota, Cartáfilo lo golpeó, conminándole cruelmente a levantarse y seguir. Jesús le miró severamente y le advirtió que él caminaría a la crucifixión, pero que Cartáfilo caminaría sin descanso hasta el día del Juicio Final. Tras la muerte de Jesús, Cartáfilo, conmovido, se convirtió al cristianismo, tomó el nombre de José y se lanzó a un eterno vagar.”

El relato más famoso data de 1542, del obispo de Schleswig, a la sazón Paul von Eitzen, quien relató que esta persona fue vista y se pudo hablar con ella en Hamburgo en ese mismo año, y que tenía por nombre Ahasvero.

Otros muchos dicen haberlo visto. Arriba he dejado un dibujo de Gustavo Doré imaginando a este personaje de eterno vagar y condena eterna, arrepentido de sus pecados, que paga con su peregrinaje incesante la traición que cometió. El dibujo ya por sí es una obra de arte, y tiene la fuerza de la historia que le sirve de referencia. Me impacta de él, sobre todo, la larga sombra que se proyecta en el suelo, casi informe, que parece mucho mayor que él, y que bajo cierta perspectiva parece reflejar la imagen lejana de Cristo llevando su cruz, mientras alguien parece a punto de golpearlo. Esta misma imagen parece dibujarse en las nubes del cielo. Impresionante efecto.

¿Qué pienso yo?

Pienso muchas cosas y casi ninguna es una certeza. Y como no quiero confundiros con mis propias confusiones, voy a dejar solo algunos pensamientos sueltos, que no tienen por qué tener sentido ni orden alguno, pero que quizás os parezcan sugerentes.

Idea loca número 1: ¿Y si fuera todo cierto y se tratara de un ser condenado a vagar eternamente hasta que el mundo termine? Un romano, un judío, da igual… Sería un ser increíble, fascinante, testigo de la historia, quizás protagonista; un ser más místico que físico, libre de las ataduras del tiempo y al mismo tiempo amarrado a la mortalidad a través de la culpabilidad y la tortura constante de su intelecto y su psicología. Su mera existencia cambiaría hasta la médula nuestra concepción científica del mundo.

Idea loca número 2: ¿Y si si existiera tal ser pero se hubiera librado de su sensación de culpa y ya no vagara por el mundo como un alma en pena, sino que fuera rico, poderoso e influyente? ¿Si viviera disfrazado bajo una apariencia normal o quizás oculto a la vista del público, pero aun así manejando los hilos de muchas cosas? En 2000 le habría dado tiempo a enriquecerse, a acaparar poder y fortuna, a viajar, a aprender, a obtener beneficios de las situaciones más dispares, a comprender cómo funciona la sociedad humana, a conocer verdades misteriosas, a manipular a las nuevas generaciones… ¿Y si siguiera entre nosotros, sin que lo veamos, pero gobernando desde la sombra?

Idea loca número 3: ¿Y si realmente hubiera terminado por hacerse aliado de los poderes del mal y ahora fuera una fuerza actuando a favor de la muerte y de la destrucción, en una huida hacia delante, en lugar de arrepentirse de su gran pecado, haciendo la guerra al mismo Jesús que lo maldijo? Podría disfrazarse de bondad, pero ser en el fondo enemigo de Cristo. ¿Y si ocupara un puesto de poder dentro de la iglesia? Sería una historia fascinante…

Idea loca número 4: ¿Y si todo fuera verdad solo en parte o a medias, y hubiera existido alguien que cometió aquel pecado y sobre el que Jesús lanzó una maldición, o al que simplemente reprochó su comportamiento, pero que luego los discípulos (no los apóstoles, sino otros discípulos tardíos) agrandaron la historia seducidos por su fuerza argumental y la convirtieron en leyenda?

Idea loca número 5: ¿Y si todo fuera solo, tan solo, una leyenda?

¿Qué pensáis vosotros? Dejad vuestros comentarios o enviadme un mensaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s