LA IMPORTANCIA DE LA IMAGEN PARA LA LITERATURA

Muchos años llevo metido en esto en que consiste el oficio de escribir, y que aún no sabría definir con absoluta claridad, salvo como un anhelo del espíritu que engloba todas las ansias de experimentar el absoluto y las traduce a palabras cada vez más sofisticadas, y después de todos estos años me ha quedado algo muy claro: cada vez predomina más la imagen y cede terreno la palabra escrita.

Vivimos en una sociedad eminentemente visual. No puede ser de otra forma, y no nos debe asustar, puesto que el sentido más desarrollado en el hombre es su vista, que necesita para prácticamente cualquier actividad. He aquí por qué la ceguera es uno de las más tristes incapacidades que el hombre puede soportar. Pero todo ello tiene un lado eminentemente positivo, que vale la pena explorar y explotar. La vista es el órgano de la literatura, no lo dudemos, pues la vista nos permite leer rápidamente y nos permite relacionar las palabras con los conceptos, e incluso formar éstos en nuestra imaginación, en el mismo proceso con que las grafías que unidas forman la palabra “azul” nos remiten a una imagen en nuestra mente que relaciona y expresa lo que esa palabra quiere decir. La imagen, esa imagen, es imprescindible para la comunicación. Si dijéramos “sus ojos azules”, pero el lector no supiera cómo es el azul, e incluso como destacan y brillan unos ojos azules en una mañana clara de verano, la expresión por sí misma carecería de fuerza, y puede que hasta de sentido.

Llevo muchos años también defendiendo en mis charlas privadas la necesidad de unir cada vez más literatura con otras manifestaciones de los sentidos humanos: con música, con fotografía, con vídeo. Los libros del futuro (ya no tan futuro) serán así o no serán. No es solo que puedan leérnoslos (que eso son los audiolibros), sino que, aun leyéndolos nosotros, nos ofrezcan una experiencia cada vez más integral, completa y variada. Libros en que suene una música épica durante la lectura de una batalla, por ejemplo, o en los que la descripción de una hermosa cara de mujer mezclen palabras e imágenes. Libros que no sean meros cómics, por supuesto, pero en los que sí esté presente una mezcla de artes, una mezcla de vivencias.

Ello debe ir unido a una transformación total de los medios de lectura, cada vez más encaminados a la “virtualidad” y la experiencia digital. Y desde luego un cambio en los hábitos del lector. Quizás tales modificaciones sean perfectamente compatibles con el mantenimiento del libro tradicional en papel, pero inevitablemente habrá una época de transición que para muchos será dolorosa, porque apelarán a la nostalgia; y el número de libros en papel descenderá, sin poder evitarlo. Pero ello no será malo. La literatura se transformará, porque el mundo se transforma. Los medios de comunicación se transforman. Las personas cambian. Y el arte se adapta. Ello será bueno cuando los autores seamos capaces de seguir ofreciendo obras de calidad que valgan la pena y que satisfagan las necesidades y gustos del público. El verdadero reto lo tienen las editoriales, que tienen que empezar a innovar en muchos aspectos. Y el que lo haga primero, como siempre, tomará la delantera y vencerá.

¿Qué pensáis vosotros de todo esto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s